Abdominoplastia endoscópica en Madrid

El tratamiento de la abdominoplastia endoscópica

La abdominoplastia endoscópica es una intervención quirúrgica mínimamente invasiva, con un post operatorio rápido, unos efectos secundarios mínimos y unos resultados espectaculares.

Está indicada para pacientes que han perdido firmeza en la zona abdominal y que presentan ligeros acúmulos grasos.

Uno de los casos más frecuentes se ve en mujeres relativamente jóvenes que, después de varios embarazos, ven cómo su abdomen se abomba y se vuelve flácido debido a la pérdida de tono muscular.

Los casos más indicados para realizar una abdominoplastia endocópica son pacientes de mediana edad que no tengan una cantidad excesiva de grasa localizada en el abdomen y cuya deformidad abdominal se deba, principalmente, a una relajación muscular.

La intervención de una abdominoplastia endoscópica

Para corregir esos defectos, el cirujano plástico realizará un marcado y dibujará las zonas en las que se localizan los acúmulos grasos que van a eliminarse mediante un proceso lipoaspiración. Más tarde, se realizará una pequeña incisión por encima de la región pubiana y, con ayuda de una cámara de vídeo, reparará y tensará los músculos de la pared abdominal. Las incisiones se harán mediante el uso de instrumentos largos y finos que permitirán tensar los músculos realizar las suturas.

Para terminar con la abdominoplastia endoscópica, el cirujano cerrará la herida mediante una sutura oculta, de manera que la cicatriz sea lo más fina y discreta posible.

El post operatorio de una abdominoplastia endoscópica

Se trata de una técnica mínimamente invasiva para lograr los resultados que se buscan.

El postoperatorio es rápido, por lo que el paciente deberá pasar sólo una noche en la clínica, y los efectos secundarios mínimos.

Además, los efectos secundarios como la inflamación o los moratones son mínimos. El postoperatorio es rápido, por lo que el paciente deberá pasar sólo una noche en la clínica.

Después de una o dos semanas, el paciente podrá retomar sus actividades del día a día. La intervención de la abdominoplastia endoscópica se realiza con anestesia general o epidural para que no se sienta ningún tipo de dolor.

Resultados antes y después de una abdominoplastia endoscópica

Los resultados de esta cirugía son espectaculares. El abdomen del paciente vuelve a su tono muscular inicial y tendrá la apariencia de un abdomen firme y plano.

Únicamente habrá que vigilar que no se produzca un gran aumento o una gran pérdida de peso para asegurarse de que los cambios después de la operación van a ser permanentes.

Noticias relacionadas