cómo envejecer mejor

¿Tener una actitud positiva hacia el envejecimiento ayuda a envejecer mejor?

Un número creciente de estudios científicos apoya la idea de que las actitudes de un individuo hacia el envejecimiento y la apariencia personal podrían tener efectos profundos sobre el bienestar físico y mental. Como resultado de ello, surge la pregunta de si es posible que este tipo de actitudes puedan, de manera mensurable, tener un impacto en el desarrollo de enfermedades específicas.

Cómo envejecer mejor

Un estudio reciente de la revista Psychology and Aging sugiere que los adultos jóvenes y de mediana edad que tenían estereotipos de edad más negativos enfrentaban un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer más adelante en la vida. La investigación, basada en imágenes del cerebro y hallazgos de autopsias, encontraron cambios en diferentes partes del cerebro de los participantes que tenían actitudes más negativas hacia el envejecimiento. (Los datos se recogieron durante décadas desde el Baltimore Longitudinal Study of Aging).

Las actitudes de un individuo hacia el envejecimiento y la apariencia personal podrían tener efectos profundos sobre el bienestar físico y mental.

Algunos especialistas argumentan que el pesimismo sobre el envejecimiento provoca más estrés, que puede ser un factor de riesgo para el Alzheimer. La investigación muestra que las personas sufren a menudo pérdida de autoestima y una percepción disminuida de la identidad sexual, poder social, visibilidad social, y posición en el lugar de trabajo como efectos psicológicos de una apariencia de envejecimiento. Curiosamente, un estudio de 2005 de 60 a 92 años de edad, de la revista International Journal of Eating Disorders, encontró que las opiniones negativas del envejecimiento eran especialmente frecuentes en los que veían más televisión. De la misma manera en que las imágenes irreales de belleza en los medios de comunicación generan un impacto negativo en la imagen corporal de las mujeres, los estereotipos negativos de las personas mayores en los medios de comunicación parecen tener un efecto adverso en las personas mayores.

El pesimismo sobre el envejecimiento provoca más estrés, que puede ser un factor de riesgo para el Alzheimer.

Para muchas personas, estos sentimientos generan altos niveles de estrés. Si el estrés es de hecho un factor en el desarrollo del Alzheimer, entonces ciertamente uno puede ver cómo de negativa puede ser la percepción del envejecimiento y como podría contribuir a un mayor riesgo de esta enfermedad degenerativa. Entonces, ¿qué puede hacer el público en general para remediar el estrés y potencialmente reducir su propio riesgo de Alzheimer ahora o, más específicamente, a medida que envejecen?

Sería interesante investigar el potencial de la modificación corporal para mejorar las actitudes de imagen corporal hacia uno mismo y contribuir a la reducción del estrés como resultado.

Las actitudes sobre el envejecimiento podrían afectar la química del cerebro directa o indirectamente a través del estrés u otros mecanismos. Tener una actitud más positiva hacia el envejecimiento puede resultar en que las personas se sientan capaces de tener un mayor control sobre su propio proceso de envejecimiento a través de las intervenciones estéticas.

Un estudio realizado en la Clínica Mayo y presentado en una reunión de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética (ASAPS) sugiere que las mujeres que se someten a un estiramiento facial pueden vivir 10 años más que aquellas que no lo hacen.

Aunque una variedad de factores podría ser responsable de la diferencia en la longevidad, los autores del estudio reconocen “la autoestima y el optimismo hacia la vida” puede contribuir en ello. Recientemente, la revista Aesthetic Surgery Journal publicó un editorial por el Dr. Steven Dayan, quien propone que la elevación del humor puede estar relacionado con el concepto de felicidad, o la llamada “hipótesis de la retroalimentación facial o feedback facial, que sugiere que la emoción sigue a la expresión.” Por otra parte, los cirujanos estéticos deberían tener un papel agresivo en la investigación anti-envejecimiento. Una parte sustancial del día de un cirujano estético es reunirse con los pacientes, y ayudarles a decidir qué tratamientos pueden beneficiarles, incluyendo tratamientos anti-envejecimiento y procedimientos quirúrgicos.

 

 

Acerca del autor: