Operación de mama tuberosa en Madrid

Mama tuberosa ¿Qué es y cómo corregirla?

El uso de la cirugía estética mamaria se ha convertido en una práctica común entre las mujeres en los últimos años como una manera de embellecer su cuerpo y sentirse mejor consigo mismas, pero para algunas mujeres someterse a este tipo de operación médica es más una necesidad que un lujo.

La mama tuberosa

Existen malformaciones en los pechos que, aunque poco frecuentes, afectan a un porcentaje importante de la población. La mama tuberosa es el tipo más frecuente de una serie de anomalías del desarrollo mamario. Suele hacerse evidente durante la adolescencia, en la edad de desarrollo de la mujer. También se le conoce como mama tubular o pecho tuberoso, y hace referencia a una forma del seno que es diferente a la típica, su crecimiento se produce solo desde la areola con una base estrecha, sin crecimiento de la parte inferior de la mama y proyectada hacia delante (forma de tubo), generalmente con un gran tamaño de la areola, la cual aparece herniada, y pechos más caídos de lo normal.

Para algunas mujeres someterse a intervenciones de cirugía plástica es más una necesidad que un lujo.

Esta anomalía puede presentarse en diferentes grados, algunos más leves que apenas se notan y otros más llamativos. Sin embargo, esta diferencia sólo afecta el aspecto físico de los senos, no altera para nada su funcionamiento, que sigue siendo igual que en el resto de las mujeres y no afectará la capacidad de amamantar. Se estima que al menos un 20 % de quienes acuden a cirugía de senos padecen esta malformación congénita.

Incluso, en algunos de los casos, sólo una de las mamas presenta la anomalía mientras que la otra puede tener un desarrollo totalmente normal. Pese a que la mujer nace con esta malformación no es posible conocer antes si una niña la padecerá, hasta que no entre en la etapa del desarrollo y la pubertad.

Se estima que al menos un 20 % de quienes acuden a cirugía de senos padecen esta malformación congénita.

¿Cómo corregir la mama tuberosa?

Afortunadamente, una mama tuberosa puede corregirse con una adecuada cirugía plástica mamaria. No obstante, es vital seleccionar un equipo médico profesional que conozca y comprenda la anomalía. La principal finalidad de la operación quirúrgica de los pechos tuberosos es cambiar su forma por una más redondeada, corregir las asimetrías entre los senos y mejorar el aspecto de la areola. Además, la gran mayoría de las mujeres que deciden operarse solicitan también aumentar el tamaño.

La intervención prácticamente se centra en remodelación de toda la glándula mamaria, para permitir la liberación de la base del seno para permitir su desarrollo normal.

Esto se completa con la colocación de una prótesis anatómica, que ayudará a normalizar la simetría y el volumen de los senos.

Sin embargo, si la cirugía no es bien realizada y no se corrige la raíz de la anomalía de mama tuberosa, los pechos pueden tender a recuperar su forma original antes de la cirugía, dejando un aspecto picudo. Debido a esta razón muchas mujeres han tenido que recurrir a una segunda intervención quirúrgica para poder lograr el aspecto deseado en sus mamas. Por ello es sumamente importante evaluar y seleccionar bien al profesional médico y cerciorarse de que conozca el diagnóstico antes de tomar la decisión.

En este tipo de anomalía mamaria siempre hay que advertir que la intervención es más complicada que un simple aumento con colocación de prótesis. Así mismo hay que indicar que en casos de asimetría significativa puede ser difícil lograr una simetría completa.

Si desea información adicional sobre esta intervención no dude en contactarnos, la primera consulta informativa es gratuita, y además puede solicitar cita online desde nuestra web.

Acerca del autor: